martes, 15 de marzo de 2022


 

“La experiencia de los casos recientes que se persiguen en justicia nos indica que se tiene que apretar donde el riesgo de criminalidad financiera es más alto”, aseguró hoy el superintendente de Bancos, Alejandro Fernández W., al anunciar la puesta en vigencia de una normativa que simplifica el acceso a productos y servicios financieros básicos de usuarios cuyo perfil representa un riesgo reducido de incurrir en lavado de activos y delitos financieros.  

En una nota de prensa, la Superintencia de Bancos informó que con esta nueva versión del instructivo se crea la infraestructura normativa necesaria para que las entidades construyan procesos de vinculación digital (onboarding), de forma segura y sin menoscabar las reglas de identificación y verificación de los clientes. Es decir, se establece la posibilidad de que los usuarios contraten productos y servicios financieros de manera no presencial, apalancando la operatividad de los procesos en el uso de nuevas tecnologías, a través de la identificación y autenticación.

Se trata de la tercera versión del Instructivo sobre Debida Diligencia, un documento que establece los lineamientos que deben seguir las entidades de intermediación financiera (EIF), los intermediarios cambiarios y las fiduciarias supervisadas por la superintencia para conocer a sus clientes y aplicar los procesos correspondientes.

 

DIARIO LIBRE