viernes, 26 de febrero de 2021


 

En enero de 2019, República Dominicana asumió por primera vez en su historia un importante e histórico puesto como Miembro No Permanente del Consejo de Seguridad (CS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), único órgano cuyas decisiones son legalmente vinculantes para toda la membresía de las Naciones Unidas.

Con ello, el país se consolidó como un actor global, sumándose a un selecto y privilegiado grupo de naciones cuya responsabilidad primaria es el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Un mandato sagrado que ha sufrido profundas transformaciones a lo largo de los años, en un contexto de amenazas no convencionales como lo son, por ejemplo, el cambio climático y la pandemia del COVD-19.

En este entorno, nuestro país se convirtió en propulsor por excelencia de una visión renovada del CS, impulsando la activa participación de las mujeres y los jóvenes en los procesos de paz, la protección del clima y los civiles. Apostamos por un rol de liderazgo en el plano regional y aportes prácticos para enfrentar los grandes, potenciales y actuales conflictos mundiales, en beneficio de toda la humanidad.