sábado, 12 de marzo de 2022


 

Vecinos de Invivienda y Mendoza reclamaron a la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) la solución de una tubería del drenaje sanitario que está tapada, de la que emanan excrementos que invaden la zona con el mal olor.

Marina Reyes tiene una pequeña cafetería en la calle profesor Manuel del Cabral frente a donde sale el agua de los baños a borbotones y desde hace unos cuatro meses no puede vivir en paz, al igual que sus vecinos.

No puede comer tranquila y entrada la noche se tiene que encerrar para no respirar el mal olor a materia fecal que invade el lugar. Su negocio también se ha afectado porque algunas personas prefieren comprar alimentos en otros lados donde no hay el hedor que sale del registro.

 

 

DIARIO LIBRE