martes, 28 de diciembre de 2021


 

De las 27 personas contra las que el Ministerio Público presentó acusación formal en el caso de corrupción Operación Antipulpo, hay cuatro que han recibido un trato preferencial por admitir los hechos que les imputan o por ofrecer información que sirvió de base para ampliar la investigación en la que hay implicados varios hermanos del expresidente Danilo Medina.

Francisco Pagán, Rafael Germosén Andújar, Aquiles Christopher Sánchez y Julián Suriel Suazo son los nombres de los “colaboradores” que han salido a relucir durante el proceso, y que debido a la postura que han asumido frente a la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), fueron beneficiados con medidas de coerción diferentes a la prisión preventiva.

Estos imputados son visto con recelo por parte de algunas barras de abogados que defienden a los demás acusados del caso, a juzgar por las declaraciones emitidas por los defensores de Alexis Medina Sánchez, quienes durante el conocimiento de la medida de coerción consideraron que los que han admitido los hechos, incriminan a Alexis Medina.

En declaraciones anteriores, los abogados del principal imputado del caso Pulpo, también habían considerado que los acercamientos de los representantes del Ministerio Público con acusados en el proceso, refleja una especie de “desesperación” y que la Pepca no tiene un caso blindado como ha divulgado ante la opinión pública.

Recientemente salió a relucir la información de que en su colaboración con el Ministerio Público, Francisco Pagán habría admitido que adquirió bienes con fondos cuestionados y procedió a hacer entrega voluntaria al órgano persecutor del Estado. 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE