martes, 28 de diciembre de 2021


 

A la hora de fijarse un patrón para mejorar las diferentes áreas, un norte a seguir, la liga dominicana no es la excepción del resto y apunta su mirada a lo que hace Grandes Ligas, aunque la diferencia de mercado exige un aplatanamiento de cualquier idea.

Sin embargo, el tema de la violencia doméstica, que la MLB lo abrazó a finales del siglo pasado y en la actualidad es tan riguroso que no hay rango intocable, pasa de puntillas en el circuito invernal quisqueyano, tal como ocurre con el tema de los esteroides.

La llegada a la liga del venezolano Danry Vásquez como refuerzo de las Águilas Cibaeñas es el más reciente ejemplo. Siendo un cotizado prospecto de los Tigres en 2016, una golpiza que Vásquez propinó a su novia significó sellar a los 22 años todas las puertas del béisbol organizado, que desde entonces le cerró las puertas, si bien su caso se hizo público dos años más tarde de lo ocurrido.

El Diario Libre intentó contactar al presidente de Lidom, Vitelio Mejía, pero éste no respondió a llamadas y mensajes por Whatsapp que se le hicieron buscando una reacción sobre este tema.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE