miércoles, 22 de septiembre de 2021


 

Cerca de 19,000 personas, la mayoría de nacionalidad haitiana, se encuentran varadas en la frontera de Colombia con Panamá, esperando para cruzar la peligrosa selva del Darién, en una escena muy parecida a la que se viene repitiendo desde los últimos meses, según informó la Defensoría del Pueblo.

Este organismo estatal colombiano indicó que en los últimos días aumentó el número de migrantes en tránsito que llegan a Necoclí, una de las últimas paradas en Colombia antes de la ruta del Darién, uno de los pasos fronterizos más peligrosos del mundo.

“Hemos podido constatar que se encuentran represados cerca de 19,000 migrantes en este municipio (Necoclí), con destino a Acandí (Chocó), para su tránsito a la frontera con Panamá”, aseguró este miércoles el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Esa escena se ha repetido en los últimos meses, en los que se han registrado cifras récord de personas cruzando por este paso migratorio, sobre todo población haitiana que viene de Chile y Brasil, donde residen desde hace años, pero que han decidido emprender su ruta a Norteamérica.

Los Gobiernos de Panamá y Colombia pactaron dejar pasar a 500 personas al día, pero esa cifra no es suficiente para la cantidad que llega, incluidos muchos menores y bebés, a este lado de la frontera.

Las empresas que los transportan de Necoclí a Capurganá en barco por el golfo de Urabá están respetando el cupo de 250 tiquetes diarios cada una, pero 'hay un número indeterminado de personas que no han podido adquirir sus tiquetes o quienes deciden cruzar el Golfo de Urabá en embarcaciones ilegales, especialmente en horas de la madrugada', aseguró la Defensoría.

De esta forma se ven expuestos a naufragios y a una mayor vulneración de derechos humanos, antes de cruzar el Darién, una densa selva donde además de crecidas de ríos, picaduras de animales y las inclemencias del tiempo, los migrantes se ven expuestos a robos, abusos sexuales e incluso asesinatos de parte de quienes les transportan y los grupos armados que allí operan.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE