martes, 7 de septiembre de 2021


 

Amén de las críticas de la oposición, el gobierno del presidente Luis Abinader debe lidiar con cuestionamientos que se originan desde las propias filas de su Partido Revolucionario Moderno (PRM).

La voz cantante la había tenido hasta el momento el dirigente Ramón Alburquerque, un viejo roble que fija posiciones y enfrenta abiertamente al gobierno. A este se sumó Rafael –Fafa- Taveras, otro roble que ha puesto en tela de juicios varias de las últimas medidas adoptadas por el mandatario.

Taveras se mostró opuesto al decreto que constituye un Fideicomiso Público Central para la Termoeléctrica Punta Catalina (Fideicomiso CTPC), bajo la administración por 30 años de un comité técnico integrado por empresarios.

Además fustigó la asesoría de un Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos para la rehabilitación y ampliación del puerto de Manzanillo.

“Manzanillo y las Fuerzas Armadas en manos de EU. Y primero del Gabinete y Punta Catalina en manos del empresariado. Que Gobierno es este”, publicó a través de su cuenta personal de Twitter.

Previamente había señalado: “El Estado al servicio del empresariado se refuerza con la entrega de Punta Catalina”.

Fafa Taveras, es un reconocido dirigente del movimiento 14 de junio (M1J4) y comandante revolucionario durante la Guerra de Abril de 1965. El pasado 11 de febrero, fue reconocido por el gobierno con la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, en el grado de Comendador.

En esa actividad, el mandatario lo definió como un “acérrimo defensor de la libertad. Defensor de las mejores causas en la historia política dominicana”.

En sintonía con su posición, Alburquerque advirtió sobre la peligrosidad de los fideicomisos, bajo el argumento de que no tienen la obligación de la transparencia, pues la ley les otorga protección de no informar.

“Es mejor prestar atención a las observaciones o críticas de compañeros de partido, que comparten ideales, en lugar de dejarse adular de la oligarquía que depreda gobiernos, para luego, ya impopulares, saltar al que siga”, publicó también en su cuenta de Twitter.

Manifestó que no se cansa y que seguirá defendiendo el patrimonio nacional y al PRM de las garras de la oligarquía.

Alburquerque ha señalado en varias ocasiones que la organización “podría tener una breve estadía en el poder” de no frenar las “alzas súbitas” que están experimentando los alimentos y los combustibles.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE