lunes, 20 de septiembre de 2021



 

Han pasado siete meses desde que Milka Santana abandonó su vida y comodidades en la ciudad de Nueva York, y regresó a Yamasá, el pueblo donde nació, para establecer allí una escuelita que construyó en el segundo piso de su casa, para enseñarle a los niños de la comunidad inglés, robótica, e inteligencia artificial.

Santana se mudó con su familia a la Gran Manzana a los 10 años de edad. Allá se graduó de matemáticas y finanzas en la universidad de Baruch. Luego se trasladó a Londres, Inglaterra, donde trabajó para la empresa Goldman Sachs. Más adelante se fue a Hong Kong, donde trabajó durante un año para la firma Goldman Asia, para luego mudarse a Xi’An China, donde vivió durante cinco años y logró obtener dos títulos de postgrado, uno en la Universidad de John’s Hopkins y otro en la Universidad Xi’An Jiaotong.

La dominicana renunció recientemente a su trabajo en el banco de inversiones JP Morgan en NY, para fundar Perfecto Labs en Peralvillo Yamasá.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE