lunes, 20 de septiembre de 2021


 

El Vaticano, por orden del papa Francisco, obligará a todos sus trabajadores y visitantes de la Ciudad del Vaticano o de los lugares de jurisdicción de la Santa Sede a partir del 1 de octubre a tener un certificado sanitario del covid-19, pero quedarán exentados los fieles que acudan a ceremonias o audiencias generales de los miércoles.

El papa solicitó realizar esta norma “con el fin de adoptar todas las medidas adecuadas para prevenir, controlar y contrarrestar la emergencia de salud pública en el Estado de la Ciudad del Vaticano”, según se lee en la ordenanza de la Gobernación, el gobierno de la Ciudad del Vaticano.

Se trata, al igual que en Italia, del llamado “certificado verde” que acredita la vacunación contra el SRAS-Cov-2 o la recuperación del SRAS-Cov-2, o prueba molecular o antigénica rápida con un resultado negativo para el virus realizada en las últimas 48 horas.

'Las presentes disposiciones se aplican a los ciudadanos, a los residentes en el Estado, al personal que presta servicio en la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y en los diversos organismos de la Curia Romana y sus instituciones afines, a todos los visitantes y usuarios de los servicios', se lee.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE