martes, 10 de agosto de 2021


 

18 mil profesionales en 15 países fueron encuestados por el Instituto Global McKinsey con la finalidad de levantar información de competencias y habilidades de la nueva fuerza laboral en la era post covidianidad.

Como resultado de dicho estudio se detalla que el dilema inmediato de los profesionales consiste en incrementar las habilidades tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas superiores como parte de las nuevas exigencias.

La característica principal del empleo de la nueva normalidad, según una reciente investigación del Instituto Global McKinsey, está vinculada con las competencias y habilidades de autoliderazgo, adaptabilidad, manejo de la incertidumbre, capacidad de síntesis y orientación al logro, en conjunto a la competencia digital; el estudio resalta estos puntos como indicios particularmente asociados a mayores ingresos y mejores oportunidades de trabajo.

El estudio detalla que el dilema inmediato de la fuerza laboral consiste en incrementar las habilidades tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas superiores como parte de las nuevas exigencias de la oferta laboral supeditando las habilidades manuales y físicas, así como cognitivas básicas.

Los investigadores encuestaron a voluntarios con un título universitario, quienes obtuvieron una puntuación promedio superior para los 56 elementos distintos del talento. Sin embargo, el dominio de ciertos DELTAs no está necesariamente vinculado a una mayor educación.

Al mismo tiempo, analizó los tipos de trabajos que se perderán, así como los que se crearán, en un contexto en el que la inteligencia artificial y las tecnologías digitales están cada vez más presentes.

Los 18 mil encuestados en 15 países ponderaron que es prioridad de los gobiernos sugerir y preparar las plataformas necesarias y promulgar políticas públicas que regularicen y propicien nuevas condiciones de trabajo al tiempo que se generen nuevas habilidades.

“Sabemos que las tecnologías digitales y de inteligencia artificial están transformando el mundo del trabajo y que la fuerza laboral de hoy necesitará aprender nuevas habilidades y aprender a adaptarse continuamente a medida que surgen nuevas ocupaciones. También sabemos que la crisis del COVID-19 ha acelerado esta transformación. Sin embargo, tenemos menos claridad sobre las habilidades específicas que necesitarán los trabajadores del mañana”, concluye el estudio.

Al respecto, recomienda que, “los gobiernos están deseosos de ayudar a sus ciudadanos a desarrollarse en estas áreas, pero es difícil diseñar planes de estudio y las mejores estrategias de aprendizaje sin ser más precisos sobre las habilidades necesarias. Es difícil enseñar lo que no está bien definido”.

“Por lo tanto, llevamos a cabo una investigación que esperamos ayude a que las definiciones tomen forma y puedan contribuir a las habilidades de los ciudadanos a prueba de futuro para el mundo del trabajo. La investigación identificó un conjunto de 56 habilidades fundamentales que beneficiarán a todos los ciudadanos y mostró que una mayor competencia en ellos ya se asocia con una mayor probabilidad de empleo, mayores ingresos y satisfacción laboral”, dice.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE