lunes, 23 de agosto de 2021


 

Alberto Florentino, sobreviviente en el asalto donde falleció el mayor José Antonio Santana, de 48 años, seguridad del exprocurador Jean Alain Rodríguez, y el locutor Juan Francisco Pérez, de 63, narró cómo sobrevivió al hecho luego de ser brutalmente golpeado por los cuatro ladrones.

Florentino, de 59 años, quien trabajaba con los fallecidos como sonidista, expresó que alrededor de las 3:00 de la mañana del domingo fueron sorprendidos cuando regresaron de una fiesta en el Sheraton a la casa donde estaba el estudio de grabación, en Los Jardines de Haras, municipio Santo Domingo Norte, y en el momento que guardaban los equipos. En el instante en que los encañaron, el locutor se resistió y comenzó una discusión que dio origen los disparos.

En el hecho también fue baleado uno de los ladrones, identificado como Amaury de la Rosa, de 26 años, según informó la Policía Nacional.

Cuando Florentino fue defender a su compañero fue sorprendido por otro de los delincuentes, quien lo lanzó al suelo y le machucó la cabeza.

Florentino indica que al mayor le quitaron la pistola y le llevaron un maletín con el dinero de la fiesta que tocaron, versión que coincide con el informe policial.

La ayuda nunca llegó

De acuerdo con Bienvenido Encarnación, amigo del mayor asesinado, se lamenta de que cuando los vecinos llamaron 9-1-1 el agente que atendió “en vez de ayudar rápido, se puso hacer muchas preguntas”. A los 40 minutos, según señala, fue que llegó una patrulla de la Policía, pero fueron residentes en la zona que llevaron a los heridos al hospital, donde fallecieron.

El cuerpo del mayor fue llevado a Buenos Aires de Herrera, para ser velado por sus familiares. Mientras que los vecinos desconocían el lugar donde velaban al locutor.

En el lugar del asalto el militar solo tenía el estudio de grabación llamado “La emoción”, pero vivía en otro lugar. Era acordeonista y tocaba con su banda en fiestas privadas, expresa su amigo. Su otra ocupación era seguridad de la familia de Jean Alain Rodríguez. Cuando éste fue apresado, él siguió dándole servicio a la familia del exprocurador.

José Enríquez Alevante y Parmenio Amador Hijo, abogados del sobreviviente, pidieron a las autoridades protección para su defendido y dar con los demás responsables.

Persiguen a tres

Casa donde vivía el mayor José Antonio Santana de la Cruz, quien era escolta del exprocurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, y fue asesinado. ( )

La Policía informó en una nota de prensa que persigue a “Bryan”, “Tayga” y “Morocho”, señalados junto el ladrón fallecido como autores del asalto en el que se llevaron cuatro celulares, documentos personales, dinero en efectivo y la arma del oficial.

Azotados por la delincuencia

Bienvenido Encarnación, también propietario de un colmado, señala que los residentes de Los Jardines de Haras deben cerrar sus puertas desde tempranas horas de la noche debido a que los delincuentes se apoderan del lugar.

Y pone un ejemplo. Ayer, mientras varios agentes estaban en la casa de la tragedia, en las cercanías asaltaron a unos haitianos a los que quitaron unas maletas.

Clemencia Doble, también vecina de la víctima, expresa que hace alrededor de 15 días tres jóvenes entraron a su casa, la encañonaron a ella y a su hijo, mientras amenazaron a su nuera con matarla si gritaba por ayuda. Afirmó que permaneció detenida por 30 minutos hasta que los delincuentes le llevaron los celulares y otras pertenencias.

Alberto Florentino, sobreviviente en el asalto donde falleció el mayor José Antonio Santana, de 48 años, seguridad del exprocurador Jean Alain Rodríguez, y el locutor Juan Francisco Pérez, de 63, narró cómo sobrevivió al hecho luego de ser brutalmente golpeado por los cuatro ladrones.

Florentino, de 59 años, quien trabajaba con los fallecidos como sonidista, expresó que alrededor de las 3:00 de la mañana del domingo fueron sorprendidos cuando regresaron de una fiesta en el Sheraton a la casa donde estaba el estudio de grabación, en Los Jardines de Haras, municipio Santo Domingo Norte, y en el momento que guardaban los equipos. En el instante en que los encañaron, el locutor se resistió y comenzó una discusión que dio origen los disparos.

En el hecho también fue baleado uno de los ladrones, identificado como Amaury de la Rosa, de 26 años, según informó la Policía Nacional.

Cuando Florentino fue defender a su compañero fue sorprendido por otro de los delincuentes, quien lo lanzó al suelo y le machucó la cabeza.

Manifiesta que los delincuentes dispararon a sus compañeros, pero también estos se defendieron e hirieron a uno de los agresores, quien fue abandonado en la puerta del hospital Ney Arias Lora, donde murió.

Florentino indica que al mayor le quitaron la pistola y le llevaron un maletín con el dinero de la fiesta que tocaron, versión que coincide con el informe policial.

La ayuda nunca llegó

De acuerdo con Bienvenido Encarnación, amigo del mayor asesinado, se lamenta de que cuando los vecinos llamaron 9-1-1 el agente que atendió “en vez de ayudar rápido, se puso hacer muchas preguntas”. A los 40 minutos, según señala, fue que llegó una patrulla de la Policía, pero fueron residentes en la zona que llevaron a los heridos al hospital, donde fallecieron.

El cuerpo del mayor fue llevado a Buenos Aires de Herrera, para ser velado por sus familiares. Mientras que los vecinos desconocían el lugar donde velaban al locutor.

En el lugar del asalto el militar solo tenía el estudio de grabación llamado “La emoción”, pero vivía en otro lugar. Era acordeonista y tocaba con su banda en fiestas privadas, expresa su amigo. Su otra ocupación era seguridad de la familia de Jean Alain Rodríguez. Cuando éste fue apresado, él siguió dándole servicio a la familia del exprocurador.

José Enríquez Alevante y Parmenio Amador Hijo, abogados del sobreviviente, pidieron a las autoridades protección para su defendido y dar con los demás responsables.

Persiguen a tres

La Policía informó en una nota de prensa que persigue a “Bryan”, “Tayga” y “Morocho”, señalados junto el ladrón fallecido como autores del asalto en el que se llevaron cuatro celulares, documentos personales, dinero en efectivo y la arma del oficial.

Azotados por la delincuencia

Bienvenido Encarnación, también propietario de un colmado, señala que los residentes de Los Jardines de Haras deben cerrar sus puertas desde tempranas horas de la noche debido a que los delincuentes se apoderan del lugar.

Y pone un ejemplo. Ayer, mientras varios agentes estaban en la casa de la tragedia, en las cercanías asaltaron a unos haitianos a los que quitaron unas maletas.

Clemencia Doble, también vecina de la víctima, expresa que hace alrededor de 15 días tres jóvenes entraron a su casa, la encañonaron a ella y a su hijo, mientras amenazaron a su nuera con matarla si gritaba por ayuda. Afirmó que permaneció detenida por 30 minutos hasta que los delincuentes le llevaron los celulares y otras pertenencias.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE