martes, 8 de junio de 2021


 

¿Imponer a las grandes multinacionales, pero no a Amazon, una de las más poderosas? Las consecuencias para el grupo de Jeff Bezos de una gran reforma fiscal, abanderada por las potencias del G7, plantea numerosas preguntas.

El primer pilar de la reforma, concebida inicialmente para los gigantes del sector digital, prevé gravar las multinacionales allí donde realizan sus beneficios y no únicamente donde tienen su domicilio, a menudo en países con una baja presión fiscal.

Esta regla se aplicaría a las empresas internacionales que cuenten con al menos un 10% de margen de beneficios. Sin embargo, el margen neto del gigante estadounidense del comercio en línea se sitúa actualmente en torno al 6%.

La oenegé británica Fair Tax Foundation expresó rápidamente su preocupación, al señalar que Amazon no se vería afectado por la medida. “Hay que remediarlo”, tuiteó.

“Amazon no encaja en el primer pilar (...) salvo en la ‘nube’ [servicios informáticos a distancia, NDLR], donde su margen ronda el 30%, por lo que será gravado en este segmento de actividad”, dijo a la AFP una fuente cercana a las negociaciones.

“En principio”, no habrá otras “excepciones”, agregó.

El gigante estadounidense sí se verá en cambio gravado en el segundo pilar del acuerdo, que prevé un impuesto de sociedades mundial de al menos 15% para evitar una gran competencia fiscal entre países.

Amazon, que se aprovecha de un impulso del comercio en línea desde el inicio de la pandemia de covid-19, registró un fuerte aumento, más del triple, de su beneficio neto en el primer trimestre de 2021, a 8.100 millones de dólares.

AWS, su división “nube”, también se benefició de la pandemia y registró un aumento del 32% de su volumen de negocios, a 13.500 millones de dólares.

Al igual que Facebook, Amazon celebró el acuerdo del G7 como un paso en los esfuerzos que buscan “aportar estabilidad al sistema fiscal internacional”, según una declaración de la empresa enviada a la AFP.

“Desde hace años decimos que imponer tases de manera aleatoria es un error y genera fenómenos de doble imposición”, aseguró el lunes Mariangela Marseglia, su directora para Italia y España.

Marseglia hacía referencia a las tasas digitales adoptadas de manera unilateral en Francia, Italia, España e Inglaterra, que deberán desaparecer cuando el pacto mundial entre en funcionamiento.

En el pasado, Amazon estuvo en el punto de mira en Estados Unidos y Europa por sus prácticas de optimización fiscal, que buscan aprovechar las diferentes legislaciones entre países para pagar menos impuestos.

Las empresas que utilizan este sistema suelen declarar sus beneficios en las jurisdicciones con baja fiscalidad y las pérdidas en aquellas con una presión elevada.

Amazon pide ahora “ver los detalles” del acuerdo que deberá perfilarse de cara a la próxima reunión de los ministros de Finanzas del G20 en julio en Venecia.

 

 

 

 

CREDITOS  A DIARIO LIBRE