martes, 27 de abril de 2021


 

La juez de la Oficina de Servicios Permanente de la Instrucción del Departamento de Justicia de San Pedro de Macorís impuso un año de prisión preventiva, como medida de coerción, al canadiense Fernando Boss, acusado de raptar y estrangular a su expareja, a quien abandonó en un bosque, cercano a la residencia de esta, hecho ocurrido el pasado martes 20 de abril.

También a la madre del extranjero se le aplicó una coerción de tres meses por encubrimiento.

Fernando Boss es acusado de matar a la joven Desiré Torres Berroa, a quien primero raptó a punta de pistola en su casa del sector Alto de Abraham, al norte de San Pedro de Macorís.

El dispositivo judicial establece que Boss cumplirá la medida en la cárcel Santa Cruz de El Seibo, perteneciente al viejo sistema penitenciario, mientras que su madre irá a la cárcel mujeres de Anamuya, en la provincia La Altagracia.

Tanto el homicida como su madre residen en San Pedro de Macorís desde hace varios años.

Fernando Boss, al salir de la sala de audiencia, dijo que estaba arrepentido de cometer el hecho.

Se recuerda que el cadáver de la mujer, de 33 años, quien había sido denunciada como raptada por su ex pareja, fue encontrado con signos de estrangulamiento la noche del pasado martes.

La médico legista Clara Colony certificó al momento de examinar el cadáver que la misma falleció a consecuencia de asfixia por estrangulamiento, pero mandó el cuerpo al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF).

Cámaras de seguridad establecieron que la mujer fue sacada de su casa a punta de pistola, por su ex pareja, y montada en un carro.

Según versiones, el canadiense habría llamado a su madre, de la misma nacionalidad, para manifestarle sus intensiones de ultimar a la mujer y luego suicidarse.

Un juez había emitido una orden de alejamiento contra el hombre, debido a los maltratos a que era sometida Desiré Torres Berroa.

 

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE