martes, 27 de abril de 2021


 

En el bajo nivel de gasto público registrado en República Dominicana es que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cree que está la clave para explicar por qué el país, con el crecimiento más rápido de la región de los últimos años, no ha logrado una mejora sustancial de la calidad de vida de los ciudadanos.

“Esta brecha entre crecimiento económico y mejora en las condiciones de vida del conjunto de la población constituye de por sí también una deuda —del país con sus ciudadanos; particularmente, con los que menos tienen— que requiere ser abordada sin dilaciones y que sin duda se ha visto incluso agravada a raíz de la pandemia y sus consecuencias”, dice el multilateral en el reporte “República Dominicana: Aumentar los ingresos fiscales es clave para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

El BID señala que en el Índice de Desarrollo Humano que calcula el PNUD, República Dominicana está por debajo “de lo que cabría esperar por su PIB per cápita”. Y eso se debe a la baja cantidad de dinero público destinada a atender temas fundamentales para el desarrollo, como la salud y la educación.

En 2019, antes de que la pandemia afectara las finanzas públicas, el nivel de gasto público de República Dominicana era de 16.6 % del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo del promedio de 27.2 % que exhibía la región latinoamericana.

El BID detectó dos razones por las que los ingresos fiscales son bajos en el país: una es un elevado nivel de incumplimiento tributario por un sistema complejo, y la otra es una gran cantidad de exenciones y tasas reducidas de los principales tributos. Sobre este último tema, el multilateral dice que las exenciones que se aplican al ITBIS, por ejemplo, exoneran del pago a más del 50 % de la base imponible potencial.

“Sumado a esto, la mayor parte de esos ingresos potenciales no gravados favorecen a los estratos sociales de mayor poder adquisitivo, con lo cual agudiza la desigualdad distributiva en un contexto en el cual amplios sectores de la población viven en la pobreza o en la indigencia”, señala.

Por eso el multilateral aplaudió que el Gobierno dominicano haya mostrado interés en avanzar en una reforma fiscal.

“Será fundamental que el diseño de la reforma se base en una evaluación previa rigurosa del modo en que las distintas opciones bajo estudio impactarían ‒ tanto sobre la recaudación como sobre el crecimiento eco- nómico, la inversión y la distribución del ingreso”, dice el informe.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE