sábado, 6 de marzo de 2021


 

El déficit de Estados Unidos en su comercio exterior de bienes y servicios subió a 68.213 millones de dólares en enero, después de un saldo negativo de 67.969 millones de dólares en diciembre, como reflejo de la recuperación de la crisis por la pandemia.

Según las cifras divulgadas por el Departamento de Comercio, el saldo negativo en el intercambio comercial de bienes y servicios de EE.UU. en enero pasado fue casi un 54 % mayor que el registrado en enero de 2020.

La mayoría de los analistas esperaba un déficit de 67,700 millones de dólares en el primer mes de este año, y la cifra oficial se aproximó al nivel más alto en 14 años, registrado en noviembre con 69,000 millones de dólares.

En enero, el valor de las exportaciones subió un 1 % hasta los 191.94 millones de dólares, el nivel más alto desde febrero del año pasado y el octavo mes consecutivo de incrementos como reflejo de la recuperación de la demanda global tras el impacto de la pandemia de la covid-19.

Aún así, el valor de las ventas de EE.UU. al resto del mundo sigue estando por debajo de los 200,000 millones de dólares o más registrados en cada mes de 2019 y hasta febrero de 2020 cuando fue de 208.061 millones de dólares.

El valor de las importaciones creció en enero un 1,2 % y se situó en 260.158 millones de dólares, marcando también el octavo mes consecutivo de incremento y la cifra mensual más alta desde mayo de 2019.

El incremento en el valor de las compras internacionales refleja el estímulo económico aprobado por el gobierno de Estados Unidos y la reanudación de actividades que han alentado el gasto de los consumidores.

El expresidente Donald Trump señaló el déficit comercial -especialmente con China- como uno de los males más graves que afectaban a EE.UU. y emprendió una política de desdén por los pactos comerciales multilaterales, y de tarifas punitivas.

Aunque esa política amenguó las importaciones desde China, los importadores estadounidenses recurrieron a otros proveedores y los déficit con Vietnam, Taiwán, Tailandia, Filipinas, Malasia, Corea del Sur, Indonesia, Francia, Rusia, Alemania, Irlanda, Suiza e Italia fueron todos mayores en 2020 que en 2019.

En la segunda mitad del año pasado, las compras a China aumentaron abruptamente y al final tres de los mayores déficit comerciales anuales en la historia de Estados Unidos ocurrieron durante los cuatro años de la presidencia de Trump.

Este año, con la expectativa de un mayor ritmo de crecimiento económico, los analistas esperan que el déficit seguirá ensanchándose.

Kahterine Tai, a quien el presidente Joe Biden designó como representante comercial de EE.UU. dijo esta semana en el Congreso que la liberalización comercial en el pasado ha contribuido a llevado a menos prosperidad y más desempleo.

En enero, el déficit de Estados Unidos en su comercio de bienes con China bajó a 26.250 millones de dólares, comparado con los 27.230 millones de diciembre.

El saldo negativo en el comercio de bienes con la Unión Europea disminuyó hasta los 16.347 millones de dólares, comparado con uno de 20.092 millones de dólares en el mes anterior.

El déficit con México bajó levemente de 9.961 millones de dólares en diciembre a 9.558 millones de dólares en enero.

Con el resto de América Latina, el déficit de EE.UU. en su comercio de bienes creció de 3.520 millones de dólares en diciembre a 4.817 millones de dólares en enero, de los cuales 2.555 millones corresponden al saldo negativo estadounidense en el intercambio comercial con Venezuela.