sábado, 6 de marzo de 2021


 

Diferencias entre la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y el ministro de Educación, Roberto Fulcar, sobre el cronograma elaborado para un retorno seguro, gradual, controlado y confiable a las aulas, podría poner en peligro el inicio de la docencia presencial pautada para el 6 de abril en algunos municipios, condicionado a que el índice de positividad sea menor de un 5 %.

Las contradicciones entre el ministro y la dirigencia del gremio magisterial afloraron la noche del pasado jueves en una reunión de las partes y en la que Fulcar presentó verbalmente el cronograma para la vuelta a clases, para cuya elaboración, la ADP no fue consultada ni tampoco se le entregó impreso.

De acuerdo con una fuente que participó en el encuentro, la discusión giró en torno a que el ministro de Educación planteaba iniciar la docencia presencial en las localidades con un nivel de positividad de un 10 %, a lo que la ADP se opuso, y en un documento señaló que debía ser donde la positividad sea menor del 5 %, como lo indica el Ministerio de Salud Pública.

Otra diferencia fue que “Fulcar no invitó formalmente a la ADP” al acto de presentación del plan para el retorno a clases y se limitó a decir: “Quiero que Xiomara me acompañe mañana en el acto”. A lo que los miembros del Comité Ejecutivo se negaron, por considerarlo una falta de respeto y porque no podían ser compromisarios de una actividad, sin saber lo que se iba a anunciar.

A esto, de acuerdo con la fuente, el ministro respondió que llamaría de nuevo a los dirigentes magisteriales, pero la llamada se produjo horas después de la rueda de prensa en la que anunció el cronograma y el protocolo para volver a clases.

En tanto, los dirigentes adepeístas se sorprendieron porque en el documento que leyó el ministro en la rueda de prensa de este viernes, se asumió la propuesta de que la positividad fuera menor de un 5 %; pero les llamó la atención que no se ofrecieron todos los detalles del cronograma, incluidos los relacionados a cuáles son los 48 municipios seleccionados para iniciar la docencia presencial.

Otra exigencia de la APD es que para un regreso seguro a clases presenciales se debe vacunar al personal docente y administrativo con las dos dosis y no con la primera. De igual manera, demandan realizar reparaciones a cientos de escuelas que lo requieren (ventilación, agua, baños, instalaciones sanitarias), tal como lo establecen la Unesco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef.