sábado, 6 de marzo de 2021


 

Desde las seis de la mañana de este viernes, la señora Luisa Cabrera, de 82 años, esperaba junto a su hijo su turno para ser vacunada contra el COVID-19, en el centro Clínico Diagnóstico y Atención Primaria Zona E, en Santo Domingo Este.

La señora Cabrera esperó pacientemente recibir la inoculación, pues entiende que es la única forma de vencer esta enfermedad que ha cambiado la vida de todos. Hace unos años atravesó por una trombosis y actualmente toma medicamentos muy fuertes.

A pesar de su entusiasmo porque ya se acercaba su turno, su hijo Rubén Cabrera explicó a Diario Libre que al principio de la jornada tenían un poco de incertidumbre, pero mientras las horas fueron avanzando las cosas mejoraron.

Rubén contó cómo su madre a las 11:30 de la mañana aún no había desayunado y estaba algo mareada debido a que al levantarse tan temprano no pudo comer nada. De igual forma destacó que el inicio la jornada se había tornado caótico.

“Al principio fue un caos, pero ya han agilizado. En los primeros momentos había caos, pero se le buscó la vuelta y se está agilizando”, señaló Rubén.

El testimonio de Rubén es reforzado por varios de los asistentes a la jornada, que, aunque no quisieron ser identificados, aseguraron que las mañanas se han tornado difíciles en ese centro, en parte por la poca organización y también porque reciben cantidades míninas de la vacuna.

De acuerdo con informaciones obtenidas por Diario Libre, el primer día de vacunación solo inmunizaron a 60 personas y la zona recibe a más de 100 envejecientes. Ayer recibieron 100 dosis, al igual que hoy, sin embargo, los encargados solicitaron 100 más para poder dar respuesta a todos los que asistieron.