martes, 16 de febrero de 2021


 

La profunda crisis política que vive Haití no tiene una solución a la vista dado el enrocamiento de Gobierno y oposición en sus respectivas posturas, tras la demostración de fuerza que hicieron los opositores el domingo con una manifestación masiva contra el presidente Jovenel Moise.

La tesis de los detractores de Moise es que su mandato acabó el 7 de febrero, por lo que ya no reconocen la autoridad del mandatario e incluso han nombrado a un “presidente interino”, el juez Joseph Mécène Jean Louis, quien no ha vuelto a aparecer en público desde que aceptó el encargo el pasado 8 de febrero.

Mientras tanto, el presidente Moise denuncia que la oposición le intentó dar un golpe de Estado y afirma que le queda un año de gestión, en el que espera organizar un referéndum para aprobar una nueva Constitución, en abril, y celebrar elecciones en septiembre.