jueves, 28 de enero de 2021


Desde este miércoles, República Dominicana tiene un nuevo horario de toque de queda y procede a la reapertura de actividades que habían sido limitadas como forma de evitar el contagio por COVID-19.

La flexibilización fija a las 7:00 de la noche el horario de toque de queda que se había establecido de 5:00 de la tarde a 5:00 de la mañana, con tres horas adicionales para movilidad. Sin embargo, ocurre en momentos en que el coronavirus lleva una tendencia al alza, tanto en casos de muertes como de contagios.

Ayer, el Ministerio de Salud Pública reportó 1,150 casos nuevos de la enfermedad, que en las últimas dos semanas presentó una constante de más de 1,000 casos diarios, llegando incluso a registrarse 2,370 el pasado 16 de enero.

Las muertes reportadas en las últimas 24 horas, fueron 15, cuatro menos que las 19 del martes, y el director de Epidemiologia del Ministerio de Salud, Ronald Skewes, advirtió ayer que los altos números de defunciones por COVID-19 podrían seguir en las próximas semanas.

Eso, debido a las cifras actuales de ocupación de pacientes COVID-19, que se sitúan en un 54 % en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y en un 43 % en camas de hospitalización.

“Tenemos más de un mes con una ocupación hospitalaria muy alta; vale decir que las camas UCI hace un mes están arriba del 50 %. Al haber más enfermos, mayor ocupación de camas, mayor demanda de UCI y de ventiladores, debe haber aumento de las defunciones”, explicó Skewes durante una rueda de prensa.