jueves, 14 de enero de 2021


 

En su primer plan nacional para reducir el déficit habitacional de República Dominicana, la gestión actual de gobierno recurre a la práctica de poner en manos privadas la realización de proyectos de gran envergadura, enfatizando en su política de incentivar las alianzas público-privadas.

El mandatario anunció la inversión, con asignación en el Presupuesto Nacional vigente, de RD$1,800 millones para adquirir hasta 11 mil viviendas en el sector privado, como parte del Plan Nacional Familia Feliz, que contempla la construcción de unas 27 mil viviendas en cuatro años.

Los recursos irán a brindar facilidades a las familias de escasos recursos y en situaciones de vulnerabilidad que opten por comprar una vivienda, a las que se les otorgará un bono para el inicial, además del ya establecido por el valor del impuesto sobre transferencia de bienes industrializados y servicios (ITBIS) que se aplica a través de la Ley 189-11, sobre Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso.