viernes, 9 de octubre de 2020


 

En Centroamérica y República Dominicana el 85% de las empresas tuvo un impacto de entre el 10 y el 50% en sus ventas debido a la crisis provocada por el COVID-19, según los resultados regionales de una encuesta realizada por Deloitte y el Programa Mejores Empresas Centroamericanas, a medianas empresas de los sectores de servicios, comercio, construcción, industria y minería de Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y República Dominicana.

“Los clientes representan la principal entrada de efectivo. Para lograr mantenerlos no solo se deben diferenciar en términos de oferta, sino que también re-conocerlos y adaptar sus productos o servicios a los hábitos de consumo” menciona Randall Madriz, socio de Clientes e Industrias de Deloitte.

En términos de flujo de efectivo, el 34% de las empresas estima sobrevivir más de 9 meses con este nivel, lo cual, ha tenido como consecuencia una revisión profunda de las entradas y salidas de efectivo con relación a costos, gastos, inversiones, fuentes de financiamiento, pagos a proveedores, entre otros. “La principal necesidad para las empresas es mantener el efectivo, que ha implicado revaluar todos los actores y los procesos de la cadena para mantenerse durante la crisis” menciona Madriz.