viernes, 9 de octubre de 2020


 

La presencia de envasadoras de gas propano próximo a zonas residenciales en el país, es un tema alarmante desde hace mucho tiempo. La preocupación no es para menos, ya que en algunos de estos establecimientos han ocurrido inolvidables tragedias a causa de explosiones.

El más reciente siniestro ocurrió el pasado sábado tres de octubre del año en curso, en las instalaciones de la planta Coopegas, ubicada en el municipio de Licey al Medio, en Santiago, donde las ondas expansivas afectaron dos viviendas próximas, muriendo al momento de la explosión el vigilante del lugar y un niño de un año de nacido.

Producto del incendio, además resultaron lesionadas nueve personas, de las cuales siete fallecieron y las dos restantes están en estado crítico.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE