viernes, 25 de septiembre de 2020

 


China parecía estar expandiendo su red de centros de detención secretos en Xinjiang, donde las minorías predominantemente musulmanas son objeto de una campaña de asimilación forzada y hay más instalaciones que parecen prisiones, según halló un centro de estudios australiano.

El Australian Strategic Policy Institute empleó imágenes satelitales y documentos oficiales de licitación de obras para mapear más de 380 supuestos centros de detención en la remota Región Autónoma Uigur de Xinjiang, destacando los campos de internamiento, los centros de detención y las prisiones construidas o ampliadas desde 2017.

El reporte se basa en la evidencia de que China ha cambiado su política de detener a uigures y otras minorías mayoritariamente musulmanas en edificios públicos improvisados, a construir centros de detención masiva permanentes.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE