martes, 25 de agosto de 2020

Su voz está entre las que alertan de las desoladoras consecuencias de la pandemia en América Latina. Pero para Luis Felipe López-Calva, director para la región del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, es también "una oportunidad" para reconstruir la confianza entre ciudadanos y gobernantes.
La del coronavirus es una crisis "sistémica" y "de gobernanza" global, dice el economista mexicano a AFP vía Zoom desde Nueva York, sede del organismo.
Pero reconoce su efecto especialmente devastador en Latinoamérica, que con 9% de la población mundial registró cerca del 40% de las muertes en los últimos dos meses, un dato que ilustra "el impacto tan grande que ha tenido la pandemia", que ya deja al menos 6,7 millones de infectados y 260.000 muertos en la región.