martes, 25 de agosto de 2020

Ante las dudas surgidas a raíz de la aparición del COVID-19, la Sociedad Iberoamericana de Neonatología (Siben) promueve que se mantengan el contacto piel a piel con la madre y la lactancia, a fin de garantizar los beneficios que aportan a las madres y a sus bebés.
Al referirse al momento del parto, el organismo internacional indicó que la madre puede y debe estar acompañada y no debería dejar de realizarse el contacto piel a piel con el recién nacido, con la protección adecuada.
A través de una nota de prensa, la entidad recomendó el alojamiento conjunto y explica que la separación del binomio madre-hijo no es recomendada ni necesaria en ningún caso, salvo que la madre o el bebé requieran cuidados especiales o intensivos.
Enfatizó que con las medidas de protección y cuidando el distanciamiento con otras personas, el niño puede estar alojado con su madre, si ninguno de ellos requiere internamiento por alguna situación de salud. En cuanto a la lactancia, Siben sugiere que si una madre desea amamantar no se le prohíba.

CREDITOS A DIARIO LIBRE