lunes, 22 de junio de 2020

El presidente Donald Trump utilizó su retorno a los mítines para definir los próximos comicios presidenciales como una elección entre patrimonio nacional y radicalismo de izquierda, pero su muestra de fuerza política durante la pandemia no atrajo a los miles que esperaba y se vio eclipsada por nuevos casos de coronavirus entre su personal de campaña
Trump ignoró las advertencias de las autoridades de salud y llevó a cabo su primer mitin en 110 días con la que fue una de las reuniones bajo techo más grandes del mundo durante un brote que ha matado a más de 120.000 estadounidenses y dejado a 40 millones sin empleo. El mitin en Tulsa, Oklahoma, el sábado por la noche estaba dirigido a reanudar su campaña de reelección menos de cinco meses antes de las elecciones de noviembre.
“La elección de 2020 es muy sencilla”, dijo Trump. “¿Quieren inclinarse ante una turba de izquierda o quieren pararse erguidos y orgullosos como estadounidenses?”

CREDITOS A DIARIO LIBRE