sábado, 23 de mayo de 2020

Para médicos como Elvin Antonio Valdez, cirujano pediátrico del Hospital Materno Infantil San Lorenzo de Los Mina, mantenerse alejado de su familia, para prevenir un posible contagio, se convierte en el costo emocional más alto que tienen que pagar por dedicarse al cuidado de personas contagiadas con el COVID-19.
“La pandemia realmente ha sido desafiante, ha cambiado no solamente la cotidianidad de nuestras vidas, sino que también ha alterado la dinámica familiar”.
Valdez señala que la Maternidad de Los Mina adoptó la modalidad de trabajo de 24 horas, la cual consiste en laboral una jornada de un día completo, para luego irse a la casa a aislarse por 14 días, tiempo estimado de la incubación del coronavirus, para de esta forma descartar detectar un posible contagio.