miércoles, 11 de diciembre de 2019



Como es tradición desde, con esta, hace tres temporadas, los fans de los Indiana Pacers recibieron a Paul George con toda una procesión pitos.
No olvidan (ni perdonan) su forzosa salida, voluntaria, inducida en el verano de 2017 rumbo al mega proyecto que nacía en Oklahoma.
Poco importó a George que su antigua comunidad le estuviera esperando con toda clase de silbidos, pues a la victoria de sus Clippers (sin Kawhi Leonard en la pista por descanso) colaboró de manera protagonista con 36 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias.
Letal y decisivo, líder de su equipo.
No era nada nuevo bajo el Sol, los fans de Indianapolis ya le habían recibido con el rencor por bandera durante las últimas dos temporadas, cuando jugaba para los Thunder.
Todo resultó similar en esta nueva ocasión, excepto que al final del encuentro Paul George adelantó que la película que se ha contado hasta la fecha podría no ser la única versión aceptable de los hechos.
“Algún día, contaré todo sobre los hechos de cómo abandoné Indiana. Y prometo que yo no soy a quien tienen que abuchear”, pudo declarar el estelar jugador George, y se hizo eco el diario Los Angeles Times tras en encuentro.
Con semejante pieza informativa en el aire, los micrófonos que tenía delante instaron al alero de los Clippers a que diera un adelanto de todo aquello que estaba reservando.
George, no obstante, contuvo el gran estreno de acontecimientos que prometía.
“No voy a dar ningún adelanto. Me gusta ser el villano. Vengo aquí dos noches al año. La gente a la que ellos deberían abuchear llevan aquí bastante más tiempo que yo”, añadió a su alegato George, quien fue acusado por Kevin Pritchard (presidente de los Pacers) de haber propinado un golpe bajo a su equipo cuando en 2017 solicitó marcharse traspasado.