martes, 30 de julio de 2019

La falsificación y plagio de artículos para lograr puntos y obtener subespecialidades y residencias médicas es una vieja práctica que revela la existencia de una cultura de fraude sin consecuencias, y de una sociedad éticamente enferma.
Esas consideraciones fueron expuestas por los doctores Nelson Rodríguez Monegro y Bernardo Defilló, a propósito del escándalo provocado por las irregularidades en las que incurren médicos para acceder a una plaza de subespecialidad en centros de salud.
Rodríguez Monegro, ex director del Servicio Nacional de Salud (SNS), dijo que cuando ocupó ese cargo supo que se hacían publicaciones para concursar y que por ellas se cobraba hasta RD$20,000 para incluir a médicos en trabajos “científicos” en los que no habían participado.
“Existe una cultura del fraude, sin consecuencias, muchos sacan beneficios de eso, menos los que no tienen padrinos”, lamentó el ex funcionario al resaltar que no se explica por qué al Colegio Médico Dominicano (CMD) le sorprende la referida práctica “harto conocida”.
Según investigaciones publicadas por este diario, obtenidas desde fuentes médicas oficiales y del propio gremio, solo 60 de 5,000 artículos publicados en revistas médicas eran originales.
Con esa investigación se ha puesto a conocimiento del público lo que ocurre desde hace muchos años, dijo Rodríguez Monegro, quien insistió en que incluso se hacen publicaciones en revistas médicas creadas para esos fines.
Cuando esos médicos, supuestos autores de los trabajos, eran sometidos a las entrevistas correspondientes para optar por la plaza, demostraban desconocimiento total del tema publicado, aseguró Rodríguez Monegro.
“Tan fuerte es la cultura de fraude que en el caso de los médicos generales, que aspiraban a residencias médicas, prácticamente se eliminaron esos supuestos trabajos científicos, y se le incrementó el valor del examen”, refirió.
Al referirse al mismo tema el doctor Defilló consideró que se deben incrementar los controles para evitar fraude y falsificación en el mundo médico.
“Este es un país con poca regulación, y poca organización, eso facilita el fraude aun en sectores profesionales, aquí cualquiera se inventa un título, una tesis, y hasta una especialidad, y a eso hay que ponerle coto”, expresó el galeno.
Asimismo recomienda que las publicaciones sean analizadas y escogidas las mejores, en todo caso, insiste, el fraude de médicos es un indicador de que “vamos mal”.
CMD reacciona. El presidente del CMD, doctor Wilson Roa, advirtió que ese gremio sancionará drásticamente a los médicos que se compruebe hayan incurrido en plagio y falsificación de documentos para fines académicos, aunque expresó que de los 5,000 expedientes que se estudian para determinar su legalidad, solo dos han resultado falsos.
Sin embargo, los datos que dieron pie a la investigación establecen que cerca de 2,000 médicos habrían sido los autores de 5,000 artículos y presentaciones, de los que solo 60 son auténticos.
Salud Pública aún sin respuesta sobre el caso. Desde que Hoy tuvo acceso a la referida información se ha gestionado entrevistar al ministro de Salud, doctor Rafael Sánchez Cárdenas, y al director de Residencias Médicas, doctor Bienvenido Peña, pera ha sido infructuoso tener una reacción de ambas autoridades.
En la Dirección de Relaciones Públicas del Ministerio se informó que las autoridades estudian los expedientes, y que en las próximas horas fijarán su posición al respecto.
Procuraduría investigará. La Procuraduría General de la República informó que iniciará una investigación para determinar si hubo falsedad de escritura, tanto privada como pública, en los artículos médicos cuestionados, refirió Julieta Tejada, vocera de la institución.
En ese sentido expresó que la investigación iniciará en el Distrito Nacional, y conforme los hallazgos, se abrirán otras pesquisas en jurisdicciones distintas.
En las próximas horas el Ministerio Público solicitará al Ministerio de Salud Pública y al CMD toda la documentación para someterla al análisis de rigor y determinar quién o quienes resultaren ser imputables y se actuará en consecuencia, expresó Tejada.
Un manejo complejo. Imponer sanciones legales que impliquen anular sub especialidades ya iniciadas trastornaría el desenvolvimiento de los centros de salud, porque haría falta ese personal para atender a los pacientes.
Así lo consideró el doctor Jorge Marte, médico internista y educador, quien recomendó que una comisión plural investigue la denuncia y establezcan las penalidades de lugar.
Marte asegura que siempre se ha sabido que hay médicos con fuertes influencias en las pocas revistas legalmente conocidas en el país que “ofrecen el servicio de publicación a cambio de dinero, y el que paga muchas veces no tiene ni idea de lo publicado”.
En algunos hospitales se les pregunta a los médicos que participan para ser sub especialistas y no tienen información al respecto.
Insistió en que este año se nombró una comisión del propio CMD para validar publicaciones, lo cual no le parece la instancia más valida.
“Si alguien valida trabajos inexistentes o un participante se las arregla para presentar trabajo falso, ahí debe haber una gran investigación”, insistió.
El educador dijo que debe establecerse siempre la participación del médico concursante o personas que tenían sellos o acceso a firmas en publicaciones editadas o falsas. Lo que procede es formar una comisión con aval para investigar esas acciones delictivas y que haya un régimen de consecuencias.
Un mal social
Muchos de los que quieren optar por una plaza hacen fraude, de los que organizan concursos también hacen fraudes, han puesto a ganar a gente que incluso no concursó, asegura Rodríguez.
Causa revuelo
La denuncia publicada por Hoy causó malestar y revuelo en algunos círculos, hubo descalificaciones, empero, la investigación consultó diversas fuentes.