viernes, 17 de junio de 2022


 

El comité del Congreso que investiga el ataque detalló el jueves cómo Donald Trump presionó a su vicepresidente para que aceptara un complot ilegal para anular las elecciones de 2020 e incitó a una turba que puso en peligro la vida de Mike Pence, cuando éste se negó.

Según la acusación, Trump quería que Pence rechazara los votos y declarara a Trump ganador o pidiera a un recuento. El vicepresidente dijo que no y envió una carta al Congreso en la que decía que no tenía facultades para anular los recuentos electorales.

“El vicepresidente no quería correr ningún riesgo de que el mundo viera al vicepresidente de los Estados Unidos huyendo del Capitolio de los Estados Unidos. Estaba decidido a completar lo que nos habíamos propuesto ese día, que era su deber constitucional llevarlo a cabo, y que los alborotadores que habían entrado al Capitolio no tuvieran la satisfacción de interrumpir los procedimientos más allá del día en que se suponía que debían completarse", aseguró Greg Jacob, abogado de Mike Pence.

El comité apuntó como artífice de la teoría al abogado de Trump, John Eastman, quien había admitido frente al entonces presidente dos días antes de los disturbios que su plan violaría la ley federal. 

Integrantes de la familia de Trump estaban en la Oficina Oval el 6 de enero cuando Trump tuvo una llamada telefónica "acalorada" con Pence, según la declaración de la hija del expresidente, Ivanka Trump, transmitida en la audiencia.

Según la investigación del comité, un informante le dijo al FBI que el grupo neofascista Proud Boys habría matado a Pence si hubiera tenido la oportunidad y agregó que la multitud que irrumpió en el Capitolio estuvo a unos 12 metros de Pence.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, le informó a Trump sobre la violencia desatada en el Capitolio, pero el presidente tuiteó de todos modos que Pence no tenía el "coraje" para anular las elecciones. Inmediatamente después la multitud en el Capitolio avanzó.

Trump, quien denuncia la investigación como una cacería de brujas, pidió recibir "el mismo tiempo" en los medios para exponer su falsa teoría de que le robaron la elección, pero el expresidente no aceptó la invitación del comité para testificar.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE