miércoles, 4 de mayo de 2022

 


El short stop dominicano debutó en la gran carpa con los Blue Jays en 1983, Fernández se ganó la titularidad en 1985 y con 163 hits para un .289 de promedio, 10 triples y 13 bases robadas, no decepcionó, además mostró buen ojo, ya que tuvo 43 bases por bolas y 41 ponches. En cuanto a la defensa, Fernández cometió 30 errores para un pobre fildeo de .962, pero eso estaba por mejorar. En 1986 tuvo quizá su mejor temporada, a los 24 años de edad fue 3ro en la liga con 213 hits, imponiendo un récord para shortstops en imparables, bateó .310, se robó 25 bases y ganó su primer guante de oro, mejorando su promedio defensivo a .983, cometiendo 17 errores menos que la temporada anterior.
 
Tony ganó 3 guantes de oro más de manera consecutiva. En 1987 bateó para .322 y se robó 32 bases. En 1990 lideró la Americana con 17 triples y al finalizar la temporada fue cambiado a los Padres junto a Fred McGriff por Joe Carter y Roberto Alomar. En 1993 Fernández regresó a Toronto y ganó la Serie Mundial. En el clásico bateo .333 con 9 carreras impulsadas, la mayor cantidad por un jugador de los Blue Jays. Luego de jugar con los Yankees en 1995 se perdió todo 1996 por una lesión, parecía que la carrera de el “cabeza” había llegado a su fin con 35 años, pero en 1997 jugó con los Indios su segunda Serie Mundial y bateó para .471 en la serie. En 1998 regresó a Toronto para su tercera estadía con el equipo, jugando en la segunda y tercera base, Fernández bateó .321 en la temporada con 72 impulsadas. 
 
Para el siguiente año, ya con 37 años, el cabeza bateó .328 y conectó 41 dobletes y produjo 75 carreras, esa temporada fue seleccionado a su 5to y último juego de estrellas. En el año 2000 no jugó en toda la temporada y en 2001 a los 39 años, empezó la temporada con los Brewers y terminó por cuarta vez vistiendo la camiseta de Toronto. Tony Fernández se retiró con más de 2200 hits y .288 de promedio.
 
 
 
CREDITOS A JOSE RAMON RIVERA