martes, 26 de abril de 2022


 Por Francis Anibal


SAN PEDRO DE MACORIS. Una coalición de organizaciones ligadas al medio ambiente propuso al Gobierno y a toda la nación, un plan para la transición rápida hacia energías renovables que libere al país de la dependencia de los combustibles fósiles importados y democratice la energía eléctrica.

Esas organizaciones son el Instituto Montañas Rocosas (RMI) de Estados Unidos, el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (INSAPROMA) y el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC).

Las entidades proponen al país que se instale antes de un año, 600 megavatios de energía solar, mediante la colocación de paneles solares en techos de edificios públicos, de industrias, de empresas y de residencias en todo el territorio nacional.

Con esta cantidad de paneles solares se produciría alrededor del 5% de la energía que el país utiliza en un año. La coalición considera que el avance a las energías renovables podría hacerse en múltiplos de 600 megavatios por año.

Consideraron que es urgente reducir al máximo la dependencia de la generación eléctrica del carbón, del petróleo y del gas natural, antes de que el país no pueda adquirir estos combustibles por su escasez y por sus altos precios en el mercado internacional.

Explicaron que por el conflicto ruso-ucraniano y la guerra económica y energética que ha desatado en el mundo, los combustibles fósiles serán cada vez más escasos y sus precios treparán a niveles imposibles para que la economía dominicana pueda adquirirlos.

Afirmaron que el actual contexto de crisis es una gran oportunidad para que la República Dominicana cumpla con el compromiso nacionalmente determinado de establecer 660 megavatios de energías renovables, y para que en el año 2030, alcance la meta de la neutralidad de carbono.

Manifestaron que si el Gobierno dedica alrededor de 130 millones de dólares del subsidio aplicado a los combustibles fósiles, se podrá instalar este sistema de energías distribuidas a un costo de unos 660 millones de dólares, donde cooperativas locales podrían aportar 530 millones de dólares en forma de financiamiento.

Indicaron que con estos recursos aportados por el Gobierno, se pondrá en movimiento el crédito hacia esta inversión, produciendo miles de puestos de trabajo en poco tiempo.

Aseguraron que la aplicación de este plan producirá un considerable ahorro de divisas que son actualmente dedicadas a importar combustibles fósiles cada vez más caros.

Dijeron que la inversión que realice el Gobierno y la sociedad en esta generación solar distribuida, será recuperada en diez años, permaneciendo en producción por lo menos otros quince años.

Expusieron que la instalación masiva de sistemas solares en techos convertirá a una parte considerable de los consumidores de electricidad en generadores independientes, haciendo que la generación eléctrica sea descentralizada, limpia y más resiliente.

Plantearon que otro efecto importante de este plan, además de democratizar la generación eléctrica, es la reducción del precio de la tarifa eléctrica que en el presente está aumentando muy especialmente para los sectores de ingresos medios y bajos de la población.

Informaron que el pasado jueves, 21 de abril, presentaron este plan al director de la Comisión Nacional de Energía (CNE) Edward Veras Díaz.

Como resultado de este encuentro, Díaz decidió que el equipo técnico del organismo lo discutal, con la participación de las organizaciones proponentes, presididas por el experto en energías renovables, Maximiliano Lainfiesta.

En la rueda de prensa, Lainfiesta, representante del Instituto Montañas Rocosas (RMI), que posee una Maestría en Energía Renovable y un Doctorado en Sistemas Sostenibles de Energía por la Universidad de Texas A&M - Kingsville,de Estados Unidos, explicó los detalles del plan presentado y respondió las preguntas de la prensa.

Laifiesa sentado