miércoles, 2 de marzo de 2022


 

El municipio ecoturístico, de clima fresco y espectaculares paisajes que convocan a un remanso de paz cambió.

Ahora los moradores de Jarabacoa, en la provincia La Vega, están cansados del ruido que provoca la música a alto volumen en negocios comerciales, así como de propietarios de vehículos.

“Aquí los fines de semana principalmente, la mayoría de negocios que están abiertos y que no son negocios cerrados, usan las bocinas y hacen actividades con música en vivo, a un volumen excesivo", expresó la administradora de un negocio de la parte céntrica de Jarabacoa.

El casco urbano de este municipio de 270 mil habitantes, de acuerdo con el último censo de población y vivienda, es un lugar que ofrece un turismo de montaña o de extremos, pero con el tiempo ha ido creciendo en la oferta comercial, para poder satisfacer a los turistas que llegan de visita. 

Por las calles altamente transitadas se observan con frecuencia los llamados buggies, que son vehículos alquilados por turistas, y que al ser acelerados, causan ruidos molestos. 

Asimismo, se ven otros vehículos modificados para ofrecer “City Tours”, y a estos se les adaptan bocinas de alta potencia, lo que intranquiliza a las personas, mientras circulan por la zona urbana. Esta denuncia fue comprobada por Diario Libre en una visita al lugar. 

La intranquilidad alcanza hasta quienes frecuentan el parque Duarte, en busca de recrearse y respirar aire libre; la música a alto volumen es frecuente en la zona céntrica y comercial, así lo explicaron personas consultadas. “Si usted quiere oír música que se le explote los oídos, nada más tiene que sentarse aquí en el parque Duarte, actúan como los animales”, expresó un ciudadano que visita con frecuencia el parque municipal.