miércoles, 24 de noviembre de 2021


 

Entidad trabaja en una ley que penalice dispendio de este recurso. Inversión en proyectos supera RD$7,800 millones

El uso indiscriminado del agua servida, las conexiones ilegales en sistemas de abastecimientos sumado al mal estado de los acueductos y redes de distribución son causantes de que el país pierda el 50 % de la producción del vital líquido.

Es decir, de un total de 480 millones de galones diarios que trata el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), solo se aprovechan 240 millones de galones, el resto se pierde, y con ello se desvanece la cuantiosa inversión que hace el Estado para hacer potable cada litro producido.

Esta es la realidad del recurso agua en las 24 provincias y zonas rurales donde el Inapa tiene jurisdicción, situación que la administración que dirige Wellington Arnaud tiene el reto de cambiar.

En la Entrevista Especial de elCaribe-CDN, los funcionarios de la entidad, José Aybar, director de Ingeniería; y Miguel Bachá, asesor de la Dirección Ejecutiva; nos cuentan sobre los planes y programas a ejecutar que van desde la rehabilitación y creación de sistemas de abastecimientos y saneamiento hasta la creación y entrega al Congreso Nacional de una nueva ley de agua “que sea más drástica” y devuelva el carácter rector que afirman ha ido perdiendo la institución.

Para dejar una idea de lo que recibió la actual gestión y lo logrado hasta ahora, explican que esta administración encontró una producción de 388 millones de galones diarios, cantidad que, según su afirmación, se llevó a 91 millones de galones, para hoy contar con un total de 480 millones de galones diarios.

De acuerdo con el ingeniero Aybar, este incremento en la producción, ha permitido mejorar y garantizar el abastecimiento de agua a más de un millón de personas.

No obstante, esto no parece ser un canto de victoria, hasta no superar los desafíos que viene arrastrando la entidad como el uso irracional del agua potable y las conexiones clandestinas.

“A nivel nacional tenemos un problema muy serio, es que no hay medición”, manifiesta el experto. A modo de resaltar la importancia de la necesidad de pagar por lo que se consume, destaca que un metro cubico de agua potable por gravedad cuesta unos RD$25 pesos, sin embargo se vende a RD$6 pesos”.

Resalta que menos de un 5 % de todos los sistemas cuenta con medición, lo que hace más difícil el tema de las cobranzas. La meta es poder llegar a las estadísticas de países avanzados, en los cuales, según puntualizó Bachá, la pérdida de la producción de agua está entre 18 % a 23 %.

“También hay aguas que son dispendiadas y robadas por productores agrícolas, que en las líneas de impulsión también se conectan de las válvulas de aires, desagües y eso lo hacen porque aquí no hay una ley que castigue el robo del agua potable”, sostiene.

El especialista está consciente de que el país deberá recorrer un largo camino hasta alcanzar la tan anhelada “cultura del agua”.
“Estamos trabajando para que muy pronto se apruebe una ley de agua y saneamiento para tener formas de penalizar aquellas personas que hacen uso consuntivo no potable”, informa.

“En este momento estamos trabajando por orden del director en una propuesta para una ley que entronice el hecho de que el agua es un bien público y un derecho. También queremos lograr el papel rector que el Inapa, como primera institución de agua potable, tuvo en principio, queremos retomar ese papel”, enfatiza.

Como un logro de la administración que se traducirá en beneficio para el país, el director de Ingeniería del Inapa, José Aybar, mencionó la obtención de 88 Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), que no es más que la aprobación de rentabilidad que otorga el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo a proyectos.

 

CREDITOS AL CARIBE