jueves, 4 de noviembre de 2021


 

Las aglomeraciones de gente tratando de reabastecerse de combustible, una constante desde hace una semana en Haití, derivaron este jueves en situaciones de violencia entre quienes hacían fila y grupos de policías.

Hace una semana se reinició el suministro de carburante después de semanas de escasez generada por el bloqueo del reparto por parte de bandas armadas, pero la distribución ha sido desigual y solo están abiertas algunas gasolineras de Puerto Príncipe, donde a diario se forman muchedumbres más o menos caóticas.

En una gasolinera en la zona de Kafou Tifou, el nerviosismo y malestar era patente este jueves después de un incidente en el que las personas que esperaban en la fila desde la madrugada se enfrentaron a golpes con policías.

Según testigos, agentes de policía fueron a la gasolinera, golpearon a los presentes para saltarse la fila y se aprovisionaron de carburante y, tras el incidente se refugiaron en el interior del establecimiento, dijo a Efe un hombre, identificado como Hubert Michael.

Este hombre aseguró que los agentes le golpearon “tres veces” en el estómago con un fusil y dejaron malherido a otro hombre, al pegarle en la cabeza por un galón.

“Los policías se convirtieron en comerciantes de combustible. Vienen a comprar para venderlo” a un precio de hasta 40 dólares por galón y, para ello, “golpean a los desafortunados que hay en el surtidor”, denunció.