jueves, 25 de noviembre de 2021


 

El Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) presentó el nuevo Plan Estratégico Nacional para la Seguridad Vial (PENSV 2021-2030), que tiene como propósito reducir en un 50 por ciento las muertes ocasionadas en las vías.

Está institución destacó que el plan tiene una proyección de ejecución de 10 años y que se estructuró en base a seis ejes estratégicos como la institucionalidad, movilidad, educación, fiscalización, atención e información.

El documento establece la manera en la que se articulan, de forma participativa, a todos los actores y sectores que intervienen en las acciones y políticas dirigidas a prevenir, controlar y disminuir el riesgo de muerte o lesiones de las personas que se desplazan a bordo de un vehículo o sin él.

Además, detalla el impacto negativo que tiene para el Estado, familiares de las víctimas y en sentido general, las muertes y lesiones causadas por el tránsito.

Esta situación representa un costo económico para el Estado de Aproximadamente 2.21 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Resalta la pobreza que generan esas fatalidades y las distingue como indemnizaciones, reparación de daños físicos, gastos médicos, entre otros.

Además, los costos generados por el lucro cesante de las personas lesionadas y el subsidio que reemplaza las remuneraciones, mientras estas se encuentran en tratamiento médico y terapia de rehabilitación.

Asimismo, los costos humanos e indemnizaciones por muertes y discapacidades, entre otras consecuencias para los accidentados que no se puede medir.

En el plan se explica que se utiliza un indicador para medir este problema que es el Valor Estadístico o VSL y subraya el valor establecido para la República Dominicana por cada vida que se pierde en fatalidades de tránsito que es de 1.074 millones de dólares.

“El valor establecido para el país es de USD 1.074 millones por cada vida que se pierde. Esto significa que para las 3,204 muertes registradas en el 2019 alcanzó el valor aproximado de USD 3,441 millones y expresado en pesos dominicanos a una tasa del 52.23 al primero de enero 2020, representó RD$179, 723, 430,000”, se explica.

 

CREDITOS AL CARIBE