jueves, 2 de septiembre de 2021


 

Unos 200 migrantes salieron el miércoles de Tapachula, casi en la frontera con Guatemala, hacia el norte de México a pesar de que continúan los operativos de la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración para detener el avance de cualquier grupo similar.

En los días previos, las fuerzas federales han dejado caminar varias horas a los migrantes y han aprovechado su cansancio o la lluvia para dispersarles, generalmente con equipos antidisturbios y, en algunas ocasiones, con uso excesivo de la fuerza.

El gobierno insiste en que la golpiza ocurrida el sábado ante las cámaras de varios medios de comunicación y por la que fueron suspendidos dos agentes del INM fue algo puntual. “No se han violado los derechos humanos de migrantes”, aseguró el propio presidente Andrés Manuel López Obrador el miércoles durante su informe del tercer año de gobierno.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE