sábado, 13 de marzo de 2021


 

“No me perdonaría que otra mujer sea abusada por quedarme callada y no denunciarlo”, externó una de las dos jóvenes que acusan a Lenin Quezada, cirujano y exalcalde del municipio de Licey al Medio, en Santiago, de anestesiarlas y violarlas sexualmente.

La joven de 20 años, en conversación con reporteros de Diario Libre, agregó que su interés es evitar que el profesional de la salud y dirigente político utilice sus influencias para salir de prisión, donde cumple medida de coerción por los casos de presunta violación sexual.

La otra joven presuntamente abusada dijo que el cirujano le aplicó anestesia general para “sacarle una uña encarnada”.

“En mi adormecimiento sentí que me besaba todo el cuerpo. Cuando vine a entrar en sí, él -Lenin Quezada- me llevaba de la mano a la sala de espera”, relató la joven de 23 años.

Ambas jóvenes explicaron que lo más difícil que han enfrentado desde que se querellaron formalmente contra el exalcalde de Licey al Medio es la duda del entorno y de sus propias familias.

Las querellantes enfatizaron que no buscan lucrarse del proceso judicial. “Yo no quiero dinero, lo que quiero es que se haga justicia”, expuso la más joven de las víctimas.

Las jóvenes, de semblantes humildes, residían en Licey al Medio. Una de ellas se mudó al municipio de Moca, provincia Espaillat. Confiesan que esta situación les ha causado ansiedad, insomnio y tristeza ante las dudas sobre su reputación.