martes, 16 de marzo de 2021




Decenas de empleados desvinculados del Ministerio de Industria y Comercio admiten que muchos de los empleados del “Departamento de Fiscalización”, encargado de verificar el combustible recibido en las plantas de gas y gasolina, eran “botellas”, pero exigen las prestaciones laborales de aquellos que sí trabajaban.

En una protesta frente al Palacio Nacional la mañana de este martes, mostraron documentos como supuestas pruebas de que desempeñaban una labor diaria, entre ellas, nóminas y los reportes que elaboraban. El nuevo ministro, Víctor (Ito) Bisonó, debió hacer un levantamiento para identificar a los que eran “botellas” y los que no, de acuerdo a Manuel Antonio Gómez, uno de los afectados.

Eran más de cuatro mil, la mayoría con salario de RD$7,000, los cancelados entre octubre y noviembre del año pasado. Aseguran que Bisonó les dijo que no pagaría prestaciones laborales a gente que no desempeñaba ninguna función.