martes, 30 de marzo de 2021


 

Los jueces del Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional decidirán este martes la suerte de Wascar Orlando Castillo, un hombre de 63 años que estuvo prófugo de la justicia durante 13 años, después de que escapó a Estados Unidos tras, supuestamente, haber ordenado un ataque con ácido del diablo a una adolescente que murió al poco tiempo.

A pesar de que los hechos ocurrieron en 2006, no fue hasta junio del 2019 cuando el hombre fue extraditado al país. Hoy en los alegatos de cierre del juicio de fondo que comenzó hace unos seis meses, el Ministerio Público solicitó que sea condenado a 30 años de prisión por el asesinato agravado por acto de tortura en contra de la joven de 16 años, Mabel Gisselle Abreu.

Durante la audiencia, la madre de la víctima, Francia María Rodríguez pidió al tribunal presidido por el magistrado Teófilo Andújar, que se aplique todo el peso de la ley en contra del acusado. Dijo que nada le devolverá a su hija, pero que el responsable de su muerte debe pagar.

Durante el juicio, el acusado pidió la palabra para declarar que es inocente del horrendo crimen. Mientras que sus abogados pidieron la absolución de su cliente, tras asegurar que el Ministerio Público no presentó las pruebas que destruyeran la presunción de inocencia de su defendido.

Lo hechos

El 05 de mayo del año 2006, la joven Mabel Gisselle Abreu había salido del centro educativo donde estudiaba y justo en la calle Moca esquina Peña Batlle de Villa Juana, Distrito Nacional, fue atacada con la sustancia por un hombre al que supuestamente Wascar Orlando Castillo le había pagado, debido a que la joven no quería estar con él.

Luego de cometer el hecho, el imputado huyó a Estados Unidos, de donde fue deportado hacia la República Dominicana, para ser procesado.