viernes, 19 de febrero de 2021


 

El agua y la comida son bienes que escasean esta semana en Texas, que ha sufrido una histórica tormenta que ha cubierto de nieve y hielo su superficie y ha convertido al estado en un 'infierno', explicaron este viernes a Efe varios residentes de Austin, Houston y San Antonio.

La realidad es que casi la mitad de los 29 millones de habitantes del estado han sufrido numerosas interrupciones del servicio de agua en los últimos días, porque más de 900 redes públicas en 164 condados se han visto afectadas por las tormentas, de acuerdo a datos de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas.

Además, centenares de supermercados de grandes cadenas -como Walmart y Whole Foods- tuvieron que cerrar sus puertas por la escasez de alimentos y los que quedan abiertos lo hacen con sus estantes vacíos o con poca mercancía.