sábado, 20 de febrero de 2021


 

Tejanos exasperados hicieron fila durante horas para conseguir agua potable el viernes, después de que una ola de frío polar sin precedentes dejara a millones de personas sin electricidad ni agua durante días.

Este episodio climático extremo causó estragos en el sur y centro de Estados Unidos esta semana, cobrándose la vida de al menos 40 personas, según medios nacionales.

En Texas, uno de los estados más afectados, se ha restaurado la energía en algunos lugares, pero muchos residentes aún carecen de agua potable.

Percy McGee, un residente de Houston, calificó su nivel de frustración en “10” mientras esperaba su turno en el Delmar Stadium de la ciudad, que se ha convertido en un sitio para conseguir agua embotellada.

“Estoy muy frustrado. Soy diabético. Estoy hospedando a un diabético de 94 años. No hemos tomado ningún medicamento. Nada ...”, dijo.

Erica Granado, otra residente de Houston, dijo que acudió al sitio después de verlo en las noticias. “Me apresuré porque pensé que todos, sí, todos querrían agua”, dice.

Se espera que el temporal amaine durante el fin de semana, especialmente en el sur del país, según los servicios meteorológicos.

“La semana inusualmente fría en las llanuras del sur terminará este fin de semana con el ingreso de una depresión con aire más cálido”, dijo el viernes el Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

La ola de frío persistía, sin embargo, este viernes, de Dallas a Nueva York, con tormentas de nieve pronosticadas para la costa este, particularmente en la región de Nueva Inglaterra (noreste), y fuertes lluvias en Carolina del Norte y del Sur.

Acostumbrados a las olas de calor, estados del sur como Texas, Arkansas, Luisiana y Misisipi aún registran temperaturas bajo cero, aunque se prevé que los termómetros suban el sábado en las ciudades texanas de Houston y Austin, con marcas de unos 10 ºC.