sábado, 20 de febrero de 2021


 

Incluyan a la madre naturaleza en el montón de crisis con las que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene que lidiar.

A un mes de asumir el cargo y centrado en el coronavirus, Biden está viendo como sus capacidades para gestionar desastres son puestas a prueba por las tormentas invernales que sacudieron Texas, Oklahoma y otros estados vecinos con un inusual frío polar que dejó a millones de personas congeladas en unas casas sin calefacción ni electricidad y, en muchos casos, también sin agua.

Estas condiciones climáticas habrían dejado al menos 59 fallecidos en todo el país.