jueves, 28 de enero de 2021


 

Presiones por la falta de contenedores en China, aumento de los costos de envíos de mercancías y subida de los precios de las materias primas son factores externos que están presionando los precios en el país.

Desde fines del año pasado se comenzó a reportar una escasez de contenedores desde Asia que se ha profundizado con el pasar de los meses. De acuerdo al índice de disponibilidad de contenedores que calcula la firma XChange, a partir de la primera semana de octubre de 2020 comenzó a registrarse una baja disponibilidad de embalajes de carga internacional, una situación que se fue agravando hasta la penúltima semana de diciembre.

A partir de allí, la disponibilidad de los contenedores ha mejorado, pero la escasez se mantiene. La firma XChange reportó que para esta semana el índice de contenedores disponibles era de 0.35. Un nivel por debajo del 0.5 denota un déficit de contenedores para carga, mientras que por arriba de ese parámetro representa un superávit.

La falta de contenedores es un efecto indirecto de la pandemia del COVID-19. El comercio entre las regiones del mundo, que están en diferentes fases de la pandemia, ha generado un desbalance en los niveles comerciales. Los contenedores que se envían llenos de mercancía desde Asia no retornan con suficientes productos desde el hemisferio occidental, como para que cubra los costos. Ello ha generado una escasez de contenedores para transportar bienes desde Asia.

Celso Juan Marranzini, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), asegura que esa situación está impactando fuertemente el costo de materias primas y productos terminados, y que ello tiene un efecto en los precios de los productos a nivel global de lo que no escapa la República Dominicana.

“Existe un incremento enorme en los fletes de Asia hacia Europa y América debido a un desbalance en los contenedores saliendo de Asia, es decir, una mayor demanda que lo que puede suplir. Por ejemplo: hay fletes que costaban 1,500 dólares que hoy cuestan 12,000 dólares”, indicó.