miércoles, 20 de enero de 2021


 

No va a ser la entrada triunfal que Joe Biden pudo haber soñado. El presidente electo arribó a la capital de Estados Unidos este martes, listo para asumir el poder en momentos en que la nación sufre los estragos de la pandemia, un desempleo disparado y con grandes preocupaciones sobre más actos de violencia.

Biden, un fanático del sistema ferroviario Amtrak, planeaba inicialmente tomar un tren a Washington antes del día de la investidura, pero abandonó la idea a raíz del asalto al Capitolio del 6 de enero por una turba de partidarios del presidente Donald Trump.

Biden voló a una base militar en las afueras de la capital y de ahí se transportó en auto a Washington, donde unos 25,000 miembros de la Guardia Nacional custodian el Capitolio, la Casa Blanca y el complejo de monumentos National Mall, con un laberinto de barricadas y cercas.