sábado, 23 de enero de 2021


 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este viernes que es demasiado pronto para sacar conclusiones sobre si el COVID-19 se originó en China, país al que ha enviado una misión.

“Todas las hipótesis están sobre la mesa. Claramente es demasiado pronto para llegar a una conclusión sobre el lugar donde nació este virus, ya sea en China o fuera de China”, declaró el director encargado de emergencias sanitarias en la OMS, Michael Ryan, en rueda de prensa en Ginebra.

“Hay distintas (...) observaciones científicas en diferentes partes del mundo”, añadió. “Es un gran puzzle y no se puede tener una visión de conjunto mirando una de las 10.000 piezas de un rompecabezas”.

Un equipo de expertos de la OMS llegó el 14 de enero a Wuhan para investigar los orígenes del nuevo coronavirus, cuyos primeros casos se detectaron a finales de 2019 en esta ciudad del centro de China.

A su llegada los miembros de la misión fueron trasladados a un hotel para una cuarentena de dos semanas. Desde entonces trabajan a distancia y cuando haya terminado la cuarentena deberían poder visitar lugares y reunirse con sus contactos chinos.

China ha insinuado varias veces que el coronavirus surgió fuera de sus fronteras.

Hasta ahora el COVID-19 ha matado a más de dos millones de personas en todo el mundo, ha infectado a decenas de millones y ha causado estragos en la economía mundial.

“Nuestro equipo está sobre el terreno, el trabajo con nuestros colegas chinos va bien. Analizamos los datos”, dijo Ryan.

“Es demasiado pronto para llegar a conclusiones, pero tenemos la sensación de que estamos progresando un poco y esperamos seguir así por el bien de la salud pública y del futuro”.