jueves, 24 de diciembre de 2020


 

Pedro (nombre ficticio) es un ciudadano de 42 años que devenga un salario mensual de 38,000 pesos, tiene tres hijos y una esposa. También tiene deudas con varias entidades bancarias. Posee tarjetas de crédito, dos préstamos: uno hipotecario y otro personal.

Para cumplir sus compromisos, adquiere productos por internet y luego los revende, lo que le deja unas ganancias que le ayudan, junto al salario de su esposa, a cumplir con los bancos y las obligaciones del hogar.

“Se puede decir que yo ahora estoy bien porque he podido saldar algunas deudas, pero antes me atrasaba porque mis entradas eran muy inferiores a los gastos. Pero me senté con mi esposa y nos pusimos de acuerdo acerca de cómo íbamos a cumplir porque yo estaba agobiado. De hecho, sentía que me estaba poniendo más viejo”, expresó el ciudadano.

Indica que tuvo un momento en el que todos sus compromisos estaban en mora, no podía cumplir y se sentía acorralado.

La Superintendencia de Bancos explica que la tasa de morosidad bancaria ha aumentado ante la situación generada por la pandemia de COVID-19. Pese a ello, el sistema financiero dominicano mantiene indicadores saludables.

La entidad de supervisión bancaria informó que a octubre de 2020 la morosidad interanual del sistema financiero dominicano se incrementó de 1.7 % a 2.1 %. Pero a pesar del aumento, la perspectiva histórica permite clasificarla como baja, según la institución.

Actualmente, por cada 100 pesos de créditos en mora, el sistema bancario cuenta 173 pesos en reservas, un aumento de 15 % con respecto a octubre 2019, indica el documento de la Superintendencia de Bancos.

Señala que, en octubre 2020, sus activos reflejaron un crecimiento interanual de 21 %, que alcanza los RD$2.3 billones. Además, la cartera de créditos, que aumentó 7 % en el último año, no cesó de crecer durante la pandemia. De hecho, se expandió 4.6 % entre marzo y octubre del año en curso.

La Superintendencia de Bancos (SIB), también explica a través de un documento que el 83 % de los pasivos corresponde a los depósitos del público. Estos pasaron de RD$1.50 billones a RD$1.77 billones, lo que equivale a un crecimiento interanual superior al 18 %.