viernes, 11 de diciembre de 2020

El ministro de Educación, Roberto Fulcar, aseguró que si se determina que algunos de los empleados administrativos cancelados padecen de problemas de salud esa decisión será revocada.

Declaró que antes de iniciar las desvinculaciones firmó un oficio instruyendo a las autoridades locales para que al momento de ejecutarlas lo hicieran con apego a la Ley, a los derechos de los empleados y sobre todo garantizándoles el buen trato.

“Prohibiéndose de entrada que fueran sustituidos personas que dieran positivo de Covid, que tuvieran alguna licencia por enfermedad, embarazadas o personas con alguna discapacidad”, detalló Fulcar.

Agregó que “si en el cumplimiento de la instrucción alguna autoridad local cometió un error y en la lista se incluyó a una persona con alguna de estas condiciones, nuestra decisión es que sea revertida inmediatamente ese caso de esa persona, reponiéndola (en su cargo)”.

El funcionario no respondió a la pregunta de los periodistas sobre la cantidad exacta de cancelados y se limitó a decir que el proceso de cancelaciones está siendo digitado por el Departamento de Gestión Humana del Minerd y que en “oportunamente” hablará sobre eso.

Aseguró que mientras esté al frente del Minerd no se violarán los derechos de “nadie”, debido a que toda su vida ha luchado en defensa de los mismos.

Atribuyó las destituciones masivas a “cambios rutinarios” que ocurren en todos los gobiernos durante los procesos de cambio de gestión.