martes, 27 de octubre de 2020


Demócratas y republicanos mantuvieron el lunes negociaciones sobre nuevos estímulos a la economía estadounidense pero se redujeron las esperanzas de llegar a un acuerdo antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Con los contagios de COVID- 19 en aumento en todo el país, aumentó también la urgencia por un nuevo plan de estímulos debido a que buena parte de las ayudas aprobadas expiraron o están en vías de expirar, incluyendo una moratoria de ejecución de deudores y de desalojo de inquilinos y prestamos a pequeñas empresas, todo lo cual amenaza con una ola de bancarrotas y de miles de personas expulsadas de sus casas.

Tras meses de negociaciones entre el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, el tiempo para aprobar las medidas se agota a medida en que se acerca la fecha en que el presidente Donald Trump se juega la reelección.

Si gana el candidato demócrata Joe Biden no está claro que el plan pueda ser aprobado antes de que se instale el enero el nuevo Congreso.

Las partes redujeron el monto del plan a unos 2 billones de dólares. Empero no se ponen de acuerdo sobre el costo exacto y cómo destinarlo. Los demócratas insisten en priorizar a los gobiernos estatales y locales.

“Mientras el país enfrenta aumentos récord de nuevos casos de covid, seguimos esperando ansiosamente que la administración acepte nuestro lenguaje sanitario que incluye un plan estratégico nacional para tests y trazabilidad”, dijo en Twitter un portavoz de Pelosi, Drew Hammill.

Pero el jefe de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, se resiste al volumen de gastos. Hammill advirtió que un acuerdo “depende de que el líder McConnell acepte una legislación partidaria, amplia para destruir el virus...y poner dinero en el bolsillo de la gente”.

“Las conversaciones ciertamente se han ralentizado, pero no van a terminar”, dijo el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow a la cadena CNBC.

“Estamos cerca, pero todavía hay importantes cuestiones de política que nos separan y nuestro equipo cree que debe haber más compromisos por parte de la Cámara para que podamos llegar allí”, dijo Kudlow.

El asesor remarcó una sólida recuperación económica del daño marcado por la pandemia del coronavirus y los cierres generalizados de negocios que, dijo, será “autosuficiente” incluso sin un nuevo paquete de estímulo.

Muchos economistas no están de acuerdo y dicen que la economía más grande del mundo evitó una recesión aún peor gracias a los casi tres billones de dólares de apoyo que se inyectaron rápidamente en el sistema en forma de beneficios de desempleo ampliados, apoyo al pago de salarios y préstamos para empresas de todos los tamaños.

El aumento de casos de COVID-19 puede prevenir que los estadounidenses visiten tiendas y negocios, incluso sin medidas de restricción, lo que inyecta más incertidumbre a las perspectivas de recuperación económica.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.