miércoles, 7 de octubre de 2020


 

La científica francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer A. Doudna ganaron el miércoles el Premio Nobel de Química por desarrollar un método de edición del genoma que puede explicarse como unas “tijeras moleculares”, que ofrece la promesa de curar enfermedades hereditarias, e incluso el cáncer, algún día.

Trabajando a ambos lados del Océano Atlántico, Charpentier y Doudna desarrollaron un método conocido como CRISPR/Cas9 que puede utilizarse para cambiar el ADN de animales, platas y microorganismos con una precisión extremadamente alta.

“Hay un enorme poder en esta herramienta genética, que nos afecta a todos', señaló Claes Gustafsson, presidente del comité del Nobel de Química. “Esto no solo ha revolucionado la ciencia básica, sino que también ha dado lugar a cultivos innovadores y dará lugar a nuevos tratamientos médicos revolucionarios'.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE